Lleva cuatro noches haciendo lo mismo.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lleva cuatro noches haciendo lo mismo.

Mensaje  luna el Miér Abr 07, 2010 5:43 pm

Las noches de verano son calurosas, claras como el cristal de una canica de colores e hipnóticas como lámparas de lava. A Elisa le gusta quedarse hasta tarde en la terraza mirando las olas rompiendo contra la costa. Sus padres se acuestan pronto y no se enteran de nada.

Desde donde está puede ver la parte de atrás de la casa del vecino. Al igual que la suya, esa casa tiene un patio trasero rodeado por un muro con una puerta que da a un camino. Ese camino baja por la clina hacia los acantilados y termina en un mirador. Hace cuatro noches vio al vecino salir silenciosamente por esa puerta a eso de la una. Ni Elisa ni sus padres conocen bien al vecino. Casi nunca está en casa, y nunca han cruzado una palabra con él. Rara vez le han visto de lejos, podando los arbustos del jardín o saliendo del supermercado del pueblo. Debe de tener veintitantos años, y no tienen ni idea de a qué se dedica.

A la quinta noche que ve a su vecino escabullirse por el camino, Elisa no puede resistir la curiosidad. Rápidamente y sin hacer ruido, se pone sus zapatillas de lona y sale al exterior por la puerta del jardín. Los grillos cantan entre la hierba reseca y la luz de la luna ilumina la senda. Elisa sigue el paso de piedra a lo largo del acantilado, pasando la mano por la barandilla de madera y sintiendo la espuma de mar salpicándole sus tobillos adolescentes.

Ve al hombre en el mirador cuando se acerca. Está sentado en el suelo, con la cabeza gacha y la mano asiendo la barra de metal que sujeta los prismáticos de monedas de los turistas. Por primera vez, Elisa siente miedo. Piensa en dar media vuelta y marcharse antes de que su vecino la vea, pero antes de que pueda hacerlo éste levanta la cabeza y clava sus ojos de cordero en ella.

Hola –le saluda el hombre.

Hola responde ella tímidamente.

Eres la hija de los McKay, ¿verdad? –ella asiente. –Ven, acércate.

Elisa obedece y se coloca de pie a su lado. El hombre ahora mira fijamente al horizonte. Elisa se fija en que tienes unas profundas ojeras y no se ha afeitado en varios días.

Hace una noche preciosa –dice Elisa de pronto, pues cree que lo más educado es iniciar una conversación. –No solemos tener noches tan despejadas en la Isla de Wight.

Su acompañante no da muestras de haberla oído.

¿Ha venido a vivir aquí o sólo a pasar las vacaciones? –insiste ella. Todavía es joven para saber intuir cuando alguien simplemente no quiere hablar de nada.

Ninguna respuesta. Durante un rato el silencio sólo es roto por el sonido de las olas. La brisa sopla y Elisa empieza a tener frío.

Esa casa no es mi casa –dice de pronto el vecino, más para sí que para la joven. –En realidad, ninguna casa es mi casa. No pertenezco a ningún sitio.

Elisa duda un momento y pregunta –Pero entonces, ¿de quién es?

El hombre la mira por encima del hombro con indiferencia y responde –Era la casa de verano de mis padres. La heredé cuando ellos murieron.

Oh. Lo siento.

No lo sientas. Eran unos malnacidos.

De pronto Elisa tiene unas ganas enormes de estar calentita y a salvo en su cama.

Lo que hice no estuvo bien –continúa el hombre como si hablara con el aire –pero lo que ellos hicieron tampoco estuvo bien. Ojo por ojo. Karma, como lo llaman. Restablecer el equilibrio del universo. La destrucción como acto de creación. Todo se desvanace…

A lo mejor si se va ahora, mientras él está soltando todo el rollo, ni siquiera se dará cuenta…

No puedo esconderme siempre. Y ni siquiera sé de qué me escondo. No me queda nadie de quien huir… Y de repente, sus hombros se contraen y Elisa le oye sollozar.

Cambiando de parecer sobre su vecino, la compasiva niña se arrodilla a su lado y pone una mano en su hombro.

¿Qué sucede? ¿Se encuentra bien? –No le responde, sólo sigue sollozando y temblando. – Creo que sería mejor que volviéramos.

No puedes ayudarme –le dice el vecino. –Nadie puede ayudarme. Ni siquiera yo mismo.

Mi madre es psicóloga. Seguro que si le cuenta qué es lo que le ocurre, puede hacer algo por usted…

¡NO! –la cara del hombre se contrae y agarra a Elisa por los hombros. Sus ojos tienen un brillo de pánico y locura. – ¡No entiendes nada! ¡Nadie puede entenderlo!

La muchacha intenta soltarse, pero el hombre es muy fuerte y la zarandea con brusquedad.

¡No debería haberlo hecho, pero lo hice y ahora no hay vuelta atrás! ¡Todo se desvanecerá al final! ¡Yo desapareceré y no habré dejado ninguna huella, ningún rastro para ser recordado!

Elisa intenta gritar, pero el hombre le tapa la boca con una mano mientras la agarra del cuello con la otra. La mira fijamente a los ojos y susurra:

Tú eres distinta. A ti te recordarán. Ten cuidado con las huellas que dejas por el camino.

De pronto la suelta, se da media vuelta y salta por encima de la barandilla del mirador. Apenas hay un espacio de veinte centímetros entre sus pies y el abismo. La mano con que se agarra a la barandilla es lo único que le impide precipitarse hacia las rocas. Su expresión es serena. El viento le revuelve el cabello. Estira el brazo y mueve los dedos como si jugara a dejar que cada instante se le escurriera entre ellos.

Elisa sigue donde él la ha dejado, frotándose el cuello con las manos e incapaz de moverse. El hombre vuelve la cara hacia ella sonriendo.

Me llamo Joseph. Nunca he existido.

Elisa ni siquiera tiene tiempo de alargar la mano hacia él antes de que se suelte y se deje caer en la oscuridad. La chica corre hacia la barandilla y mira hacia abajo, pero lo único que ve son olas enormes golpeando sin piedad las rocas tenebrosas y puntiagudas.

Temblando de pies a cabeza, Elisa logra regresar a su casa. Sube a su habitación en silencio y permanece boca arriba sobre su cama mirando al techo hasta que amanece.

luna
Admin

Cantidad de envíos : 364
Fecha de inscripción : 01/04/2009
Edad : 33

http://el-bien-y-el-mal.foro-gratis.tv

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.